El libreto

El día de ayer fui a practicar tiro al blanco al campo militar del Estado Mayor Presidencial, donde también hay un establecimiento de arrendamiento de maquinaria militar, especializada para el tiro al blanco de los francotiradores que entrena el ejército para enviar a diferentes misiones, particularmente en la guerra contra el narcotráfico.

Aquel establecimiento contaba con varios utensilios importantes para el ejercicio de esta disciplina, como un aparato que cuenta la velocidad y frecuencia con la que se impacta a un blanco, además de medir la efectividad del proyectil, particularmente cuando se trata de una bala expansiva.

Además contaban también con un cuaderno de reporte, necesario para todo francotirador en combate o en misión activa, donde tiene que hacer un resumen detallado de sus tiros, para poder justificarlos ante la ley y evitar que estos profesionales puedan matar a personas quienes no deben de morir.

Lo primero que se tiene que reportar en esta libreta cuando un francotirador sale a misión es el día y la fecha del tiro que se efectuó, así como su resultado, es decir, si el blanco fue muerto, herido o el tiro se falló, algo que también puede suceder.

Se debe también de escribir exactamente y con suma precisión el aspecto físico de la persona, lo que vestía, lo que estaba haciendo y con el calibre que se ejecutó el tiro, todo, como ya mencioné, con sumo lujo de detalle para que la situación sea absolutamente clara.

Además se debe de contar con testigos, quienes tienen que estar completamente de acuerdo con los detalles otorgados con el reporte de tiro otorgado por el francotirador, quien debe de hacer el mismo informe sobre cada tiro, sin excepción alguna.

Aunque muchas veces el ejército no lo mencione, este reporte no solo es para proteger a la sociedad civil, sino también para hacer lo posible para que el francotirador no tenga problemas en sus tiros y no sienta que un mal movimiento le puede llevar a prisión, ya que esta actitud podría llevar a que se entorpezca la misión lo que a su vez puede causar mas muertes.

Así es, si el francotirador no causa las bajas que tiene que causar, muchas más personas morirían ese día, es decir, si el francotirador tiene que poner a tres blancos fuera de combate y no lo hace, esos 3 pueden causar 20 o más muertes, por lo que es clave que los francotiradores hagan su trabajo.

A su vez, aquel reporte se hace para mantener un control de calidad y de competencia entre los francotiradores, algo que promueve la efectividad y la confianza de los mismos además de mantener informado al alto mando en donde están las fallas o las fortalezas de sus equipos de francotiradores para poder trabajar en ello en el entrenamiento diario y para dar más fluidez y cobertura a las tropas de asalto para cumplir su objetivo.

FacebookTwitterGoogle+Share

Leave a Comment